OJOCUIDAO con el abstencionismo

Gabunga

Ayer se celebraban las elecciones al Parlamento Europeo en España. Tras conocer los resultados, una no puede más que sentir una mezcla extraña entre alegría y pena.

Pena y cabreo, más bien. Alegría porque el bipartidismo que ha determinado el transcurso político de este país desde tiempos inmemoriables se ha visto amenazado. Pena, porque tanto los votos a PP-PSOE como a los partidos minoritarios los han emitido tan solo un 45% de los españoles con derecho a voto. ¡¿Really?!  Image

Como se puede comprobar en este gráfico tan majo de El País, los partidos mayoritarios lo son cada vez menos, permitiendo que se alcen las voces de otras ideas políticas diferentes e innovadoras  (yeah! Esto mola). Ahora bien, ¿qué habría pasado sin ese 55% de abstención? Pues, sinceramente, en este país parece que nunca lo sabremos. Espero que toda esa gente que no ha votado porque “no quiere entrar en este juego absurdo” y otras razones variopintas, se lo piense para la próxima, empezando por echar un ojo a los partidos que se presentan y a sus programas electorales. Porque cuando te empiezas a informar, te das cuenta de que sí hay partidos que representan tus ideas (bueno quizás no, depende de lo rarito que seas). Y si no representan tus ideas, seguro que con algunos no te sientes nada identificado, pues bien, es el momento de actuar y darle tu voto a otro partido, para que ese que odias a muerte tenga más competencia (sí señor, así van las cosas).

Y a toda esa gente que no vota, solo puedo decirles una cosa: No vivimos en el país de la piruleta, en el que por no votar se es más guay y se truncan los temibles planes de los poderosos. Al contrario, estáis pidiendo a gritos que os quiten el derecho a votar. Todos estamos de acuerdo en que una democracia en la que cada cuatro años se te da la posibilidad de elegir entre dos partidos, es una auténtica basura. Pero pasa una cosa, y es que hay gente que sigue queriendo decidir. Sí, nos gustaría votar más a menudo, nos gustaría una democracia más participativa (mucho más), pero cuando se nos da la oportunidad, no lo dudamos. Si de verdad tuviésemos la oportunidad de votar cada año o de participar en referendums periódicos, ¿seguiría habiendo un 55% de abstención?  No votar es, simplemente, dejar que otros decidan por ti (y esto no mola tanto).

Image

Ciao belli!!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s