Sergi Cabeza: “Ha habido muy buen periodismo desde Siria”

Entrevistas

Recuperamos una entrevista realizada al periodista freelance Sergi Cabeza el pasado 08/03/2014:

Sergi Cabeza. Fuente: Sergi Cabeza

Sergi Cabeza. Fuente: Sergi Cabeza

Ser reportero freelance no es un trabajo cualquiera, menos aún cuando se desempeña esta labor en Oriente Medio. Sergi Cabeza (@SergiCabeza) llegó a El Cairo en 2011, un mes después de la “revolución”. En octubre de 2012 marchó a Siria, donde cubrió los disturbios y la guerra, hasta que volvió a El Cairo en marzo de 2013. En sus viajes a Libia en diciembre de ese mismo año, pudo asistir al clamor popular tras la caída de Gadafi. Desde entonces continúa su estancia en la capital egipcia y, mediante conocidos y con algo de ayuda de las redes sociales, no pierde detalle de lo que sucede en otros puntos calientes cercanos. Desde allí, ya algo más tranquilo, reflexiona sobre la profesión más bonita del mundo.

Estás en el Cairo, pero también has estado en Siria, y has participado en los dos libros Siria. Más allá de Bassar-Al Assad. ¿Dónde más has estado?

-He estado también en Libia, pero después de la guerra. Estuve en noviembre y diciembre del año pasado.

Cuéntame, ¿de dónde eres, qué estudiaste? ¿Qué te gustó del periodismo?

-Bueno soy de Barcelona. Estudié tarde. Al principio estudié Filología árabe, el primer ciclo, y después el segundo lo hice de periodismo. Me cambié a Periodismo porque filología árabe estaba muy mal montada en la universidad de Barcelona y apenas te enseñaban nada, así que opté por periodismo, siempre con la idea de venirme al mundo árabe. Estuve un año trabajando en Europa Press, en Cataluña, en la redacción de Barcelona, y por unas cosas u otras no me renovaron el contrato, saltaron las primaveras árabes y me vine para El Cairo, sin más. Me vine, como aquel que dice, con una mano delante y otra detrás, a probar suerte, y aquí sigo de momento.

Como freelance, ¿qué ventajas y desventajas consideras que tiene ser freelance para un periodista?

-Bueno la verdad es que nunca he estado en plantilla. Está claro que tiene la ventaja de que haces lo que tú quieres, no tienes jefes, aprovechas tu tiempo, tú decides dónde quieres ir y lo que quieres cubrir. Las desventajas son que no tienes un sueldo fijo, que muchas veces no te hacen ni caso, ¡que es un problemón! Muchas veces gastas más de lo que ganas, te la juegas mucho para conseguir historias en según qué sitios y no tienes ningún tipo de apoyo En Siria, por ejemplo, hacerse un seguro de viaje cuesta 40 dólares al día me parece. Y claro, son cosas que nosotros no nos podemos permitir, al menos así es como está la cosa en España. En otros países, al menos pagan un poco mejor, pero en España está un poco mal el mercado. Somos freelance porque nos gusta. A mí me gusta, pero también me gustaría tener más seguridad. No sé si voy a poder estar mucho tiempo siendo freelance, a lo mejor algún día lo voy a tener que dejar.

Cuando vas con un periódico supongo que tendrás más respaldo si te pasa algo, te dan protección. Pero, ¿cómo se protege un freelance?

-Es cierto que el freelance se tiene que proteger más. Por ejemplo,  hago vídeo, y para tener imágenes tienes que ir más al frente, es decir que te la tienes que jugar un poco más. A lo mejor un redactor de plantilla, puede explicar la historia desde la retaguardia, a lo mejor no necesita ir al frente. Si estoy escribiendo un artículo para un diario no es necesario que me la juegue tanto, pero si tengo que hacer un vídeo lo que priman son las imágenes, y para conseguirlas tienes que estar donde está la acción. En cierta manera, es más peligroso, pero los riesgos que corres son más o menos los mismos. Si están bombardeando una ciudad pues la están bombardeando. Nadie avisa ni a un redactor de plantilla, ni a un freelance, dónde va a caer una bomba, así que en ese sentido estamos igualados.

 

Sí, visto así os la jugáis igual, pero es cierto que buscar la acción es un poco tentar a la suerte.  Desde luego parece que lo que más interesa de las guerras son esas imágenes. ¿Qué opinas  de todo este debate sobre la ética de las imágenes de guerra? Que aparezcan cuerpos desmembrados en televisión y esas cosas…

-Bueno creo que son cosas que pasan. Las imágenes no son mentira. Creo que hay que enseñar las cosas con medida. Si lo pones en la sopa cada día, la gente termina por crearse una barrera y dejan de verlo del mismo modo. Poco a poco, o de vez en cuando, entonces sí que impacta. No es lo mismo verlo una vez al mes que cuatro veces al día. Pero obviamente son cosas que pasan. La gente muere en las guerras y una bomba te puede cortar en dos y son cosas que pasan, es una realidad y, por lo tanto, hay que enseñarla. De hecho, alguna vez lo he enseñado y los editores no me dijeron nada.

Llevas desde que empezó la primavera árabe moviéndote por el norte de África. Has estado en la guerra y habrás visto cosas muy turbias. ¿Cómo fue para ti llegar de repente a la guerra y ver esas cosas? Cuerpos partidos, bombas…eso tiene que dar miedo.

-Siria era mi  primera guerra, o sea que tampoco sabía lo que me iba  a encontrar muy bien, pero ya sabes lo que hay. Yo tuve la suerte de estar allí con un grupo de compañeros, de gente en la que confío, y gente que me apoyó y me ayudó a dar los primeros pasos por allí. Había gente que llevaba tiempo ya dentro, gente que estuvo conmigo…Y como siempre estás en grupo… Os ayudáis unos a otros. Estar con los compañeros es muy importante. Comentamos las cosas cuando vemos barbaridades, nos abrazamos, y eso ayuda a descargar un poco las tensiones. No es lo mismo estar solo en el frente que estar con compañeros, gente en la que confías. Está claro que no sabes cómo vas a reaccionar cuando estés allí, siempre hay dudas. Pero cuando llegas y ves que más o menos lo puedes llevar, tiras para adelante. Hay gente que ha entrado un día, ha visto lo que hay y ha dicho “yo no puedo”, y se ha ido. Es un comportamiento normal, nadie es más valiente o cobarde por eso.

Recuerdo como hablaba Pérez Reverte en Territorio Comanche sobre lo que es tener suerte. Llegar el primer día y que te peguen un balazo o cosas así, y cómo los periodistas se daban a la bebida para soportar este tipo de situaciones. Me llamaba mucho la atención y quería preguntarte si ese prototipo de periodista sigue siendo así.

-Territorio Comanche es un librazo. En Siria no se podía beber porque no había alcohol. La guerra de Bosnia, de los Balcanes, era otro tipo de guerra. Allí había un hotel donde se juntaban todos los periodistas, había alcohol. Cuando terminaban de hacer su trabajo se juntaban todos y se ponían a beber en el bar. En Siria no había ningún bar, no había ningún hotel. La situación es muy distinta en este sentido, pero sí, está claro que lo primero que haces cuando sales a Turquía es tomarte unas cuantas cervezas. O sea que sí, esa fama existe por algún motivo y no es una invención. Claro, al final quieres descargar tensiones. Ves cosas que son un poco duras y…te vuelves un poco loco, yo qué sé. Yo me bebía mis cervezas cuando salía, desde luego. Cuando llegaba a Turquía lo primero era una ducha y lo segundo, tomar cervezas.

Hay que sobrellevarlo de alguna manera. Yo también me las bebo y no estoy en la guerra. Y con todo este riesgo que corréis los freelance, ¿tú crees que está valorado el trabajo que hacéis?

-Yo creo que en España no. Ahora mismo hay dos periodistas secuestrados, el otro día liberaron a Marc Marginedas, y los otros dos siguen secuestrados desde hace muchos meses y ahora está todo el mundo hablando de ellos y de lo importante que son los periodistas en la guerra y todo eso, pero cuando yo he estado ahí, con muchos otros periodistas españoles, a la mayoría de nosotros no nos han hecho caso en España. Hay muchos medios, muchos periódicos, a los que les he mandado un mail diciendo que estaba dentro y no me han contestado. Está claro que es importante estar allí, pero cuando estás allí no te hacen caso. Tiene que pasar algo para que la gente hable, y eso es lo que ha pasado, han secuestrado a tres compañeros y otros de otros países de por allí. Cuando te matan o te secuestran eres muy necesario y muy valiente, pero antes no, o sea que es un poco hipócrita este mundillo en general. Los medios españoles están bastante mal. No hay medios, no hay planificación o lo que sea. Se hacen las cosas mal, y la verdad es que nos hacen poco caso, pero vamos, que no se acaba el mundo con los medios españoles.

 ¿Crees que es porque no le interesa a quienes dirigen los medios o porque a la gente no le interesa lo que pasa lejos?

-Creo que sí que les interesa a los lectores. Un director de periódico no es nadie para decir lo que le interesa o no le interesa al lector. Es la ciudadanía la que elige, no el director, él decide lo que poner en su periódico y nada más. Creo que sí interesa lo que pasa allí. Una buena crónica de un país en guerra es importante, hay que explicar lo que está pasando. Lamentablemente no sirve para nada en el caso sirio. Llevan tres años desde que empezó el conflicto, y ha habido muy buen periodismo desde Siria, español y sobre todo anglosajón, muy, muy bueno, y todo el mundo sabe lo que está pasando. El problema es que nadie hace nada y esa es la diferencia con otras guerras. Con los Balcanes por ejemplo al final se pusieron las pilas y hubo intervención, en Libia hubo intervención. Aquí no hay intervención ni hay nada, les están dejando que se maten, pero no pueden decir que es que no lo saben porque ha habido muy buen periodismo desde dentro.

 

Siempre se habla de los posibles intereses que otros países puedan tener allí, aunque claro, supongo que habrá conflictos en los que no haya nada “oscuro” por así decirlo, en los  que no esté Estados Unidos detrás.

-Está detrás, siempre está detrás de alguna manera, lo que pasa es que no está tirando bombas. Llevamos ya casi doscientos mil muertos en Siria, y esto es un desastre. Es una vergüenza para la comunidad internacional y quien sea. La tragedia es de dimensiones descomunales, la población siria ahora mismo es la que tiene más refugiados del mundo. Cada no sé cuántos segundos hay un refugiado nuevo, es una locura.

El otro día hablaba con una técnico en cooperación internacional, y recuerdo como comentaba el hecho de que Siria solo aparecía en las noticias si había un español de por medio o más de cien muertos.

-También es eso. Las cosas son noticias al principio, mientras dura el boom informativo. Una guerra que dura tres años ya no interesa tanto, en cambio los primeros días si que interesa. Las primeras veces que se puede cubrir. Ahora hace bastantes meses que no hay información desde dentro porque esta gente que tiene secuestrados a Javier y a Ricardo, son unos radicales, islamistas, y secuestran a periodistas por toda la zona del territorio rebelde, por eso los periodistas han dejado de entrar, y eso se ha notado en el flujo informativo. Pero fíjate, por ejemplo, en el caso de Ucrania. Allí ahora mismo tenemos a un montón de periodistas españoles. Es noticia y por eso todo el mundo va allí, y cuando pase lo que sea habrá que irse a otro lado. Hoy es Ucrania y mañana será qué se yo. Pero Siria parece que nos hemos olvidado todos un poco, pero porque no es fácil entrar. Ahora, es un suicidio entrar allí.

¿Qué está pasando ahora allí?

-Bueno, estoy un poco lejos ahora. Lo sigo como puedo, por las redes sociales y contactos sirios que tengo y con los que hablo regularmente. Lo que está pasando es que continúa la masacre, que siguen tirando bombas sin parar en todas las zonas rebeldes. Los frentes de batalla no cambian demasiado, Assad controla lo que controla y los rebeldes controlan lo que controlan desde hace mucho tiempo y no se mueven. Hay ofensivas, pero no cambia mucho la situación militar. Después, en la zona rebelde, en el norte, está la presidencia de ISIS, que son quienes tienen secuestrados a Javier y Ricardo, el Estado islámico de Iraq y Levante, que allá donde controlan ellos, son como los talibanes en Afganistán. Han impuesto una interpretación del islam ultra conservadora y rigurosa. Por ejemplo, no dejan fumar a la gente, matan activistas y a otros rebeldes. Son el terror absoluto, así que los sirios están pillados por todos lados ahora mismo, y es una tragedia.

Y en Egipto, después de la primavera árabe, ¿ves que quede algo de todo aquello?

-No, no queda mucho. En Egipto hemos vuelto a la casilla de salida, hemos jugado a la Oca y nos hemos ido otra vez para el principio. Aquí hubo una revuelta popular. Al principio la gente tenía ilusión pero el ejercito nunca dejó el poder, y después de muchas elecciones ha vuelto el ejercito a tomar el control y esto es igual que al principio o peor, porque la gente ahora está desmotivada. Es como “joder, hicimos una revolución y mira dónde estamos”. Así que no, no queda demasiado. La verdad es que entonces, en 2011, la gente salió a la calle a pedir ciertas cosas y esas cosas no están ahora mismo encima de la mesa. No sabemos lo que pueda pasar en el futuro, pero ahora mismo no queda demasiado. El líder del ejército se va a presentar a las presidenciales y seguramente gane, y aquí no ha pasado nada.

Qué pena, cuando ves que pasan cosas como aquí el 15m, que parece que van a terminar en algo pero al final no, y resulta que allí, donde sí triunfó, al final se quedan igual o peor. Desmotiva.

-Sí pero fue un triunfo entre comillas porque el ejército siempre estuvo en el poder. Echaron a Mubarak, que era la cabeza visible, pero lo demás, las instituciones del estado, siguieron como estaban y siguen como estaban. O sea que no ha cambiado mucho. Mucha gente dice que no fue una revolución, que fue una revuelta. La Revolución Francesa acabó con gente en la guillotina.

¿Y qué piensan los egipcios? ¿Crees que hay caldo de cultivo para que vuelva a pasar algo?

-El caldo de cultivo sigue. Hay muchas fábricas haciendo huelga, mucha gente descontenta…Pero también hay mucha gente que quiere que vuelva el ejército. Mucha gente está contenta con esta idea. Hay una división importante que quizás no había entonces o a lo mejor no era tan visible, pero ahora está claro que hay dos caras. No sabría decirte en números quién es mayor y quién es menor, pero está claro que las dos están. Yo no soy egipcio así que tienen que ser ellos los que escriban su historia, yo estoy aquí para contarlo.

Por supuesto, es necesario que alguien las cuente. Ahora mismo están recortando muchísimo dinero de los medios y la información internacional está pagando el pato por ser la más cara. Parece que no interesa, que con Twitter está todo hecho. ¿Por qué dirías que es necesario que se siga apostando por el periodismo internacional?

-Hay un cambio en como recibimos las noticias. Ya queda muy poca gente que compre el periódico, todo lo que dice el periódico ya lo sabes del día anterior. Yo creo que es importante porque da prestigio a una marca tener gente por el mundo que te explique a su manera, con unos valores y unas ideas que el lector comparte con quien las escribe. No es lo mismo que te explique un chino lo que pasa en China o que te lo explique alguien de Ciudad Real. Como el paradigma de la información ha cambiado, tampoco sabría decir lo que es necesario en un periódico o un medio. Es importante tener gente por el mundo, pero no hay dinero. La figura aquella del corresponsal cada vez va a menos, y en España ya hay pocos medios que apuesten por esto. Aquí, en el Cairo, hay gente que está sentada en el País, en El Mundo, La Razón o el ABC, que llevan años escribiendo sobre lo que pasa en Egipto y no hay ningún corresponsal. No hay nadie que les pague los viajes, los coches, las casas, los traductores. Son todos freelance y tienen acuerdos de colaboración, pero no hay ningún corresponsal, ¡y estamos en el Cairo! Que no es siempre un punto informativo caliente, pero muchas veces sí que lo es. Es un sitio importante para el mundo árabe, para el mediterráneo, etc. Pero bueno, ya te digo, en mi opinión, esos años de corresponsales no volverán. Yo creo que nunca seré corresponsal de nadie.

Y con esto del periodismo ciudadano, ¿puede ser que se esté desplazando esa información que antes solo conocíamos por los corresponsales?

-Hoy es mucho más fácil encontrar información, pero el corresponsal te debería explicar las cosas más en profundidad. El periodismo ciudadano está bien para enterarte de las cosas que pasan por Twitter, una explosión, unas fotos…etc., pero el periodista debe explicarte quién ha hecho eso, por qué, qué ha pasado antes…En definitiva, ofrecerte un contexto, y yo creo que eso no nos lo está quitando el periodismo ciudadano. Todo el mundo puede colgar una foto y decir lo que está ocurriendo, y eso está bien que pase porque quiere decir que cada vez pasan menos cosas en el mundo que no nos sean accesibles. De todo lo que pasa que sea noticia nos enteramos, y esto antes, sin el periodismo ciudadano, el twitter y las redes sociales, no pasaba. Si no te lo explicaba nadie en un periódico es como si no hubiese sucedido. Si no tienes imágenes…Pero yo creo que es compatible y que el periodista debe dar un contexto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s